Cultural

Cultural

Pachacámac: Restauran retablo colonial que combina estilos barroco y neoclásico

15:44 h - Mar, 12 Jul 2016

En la iglesia Santísimo Salvador del distrito de Pachacámac se conserva un retablo colonial cuya fecha de creación o de llegada a este recinto no está documentada. La estructura, cuya altura es como la de un edificio de tres pisos, estaba deteriorada y parecía inminente su colapso.

Ante esta situación, el padre Antonio Bonet, párroco del lugar, encargó su restauración al ingeniero Manuel Palma. De eso hace ya dos años. El resultado final será presentado en octubre.

ORIGINALIDAD  

Este retablo está dedicado a la Virgen del Rosario y al Santísimo Salvador, patrono del pueblo de Pachacámac. En esta estructura, mayormente hecha en cedro americano y maderas españolas con aplicaciones de pan de oro, se combinan dos estilos: el barroco y el neoclásico.

Los responsables de la puesta en valor explican a la agencia de noticias Andina que es posible que este retablo haya estado antes en una iglesia de Lima en la época en que el barroco era la tendencia en boga, pero que fue relegada a este recinto religioso cuando cayó en desuso.

Especulan que tal vez, al llegar la moda del neoclásico, se haya intervenido algunas partes para estar acorde con los nuevos tiempos.

Lourdes Herrera, parte del equipo de restauración, explica que restaurar las partes barrocas del retablo es lo más exigente. La filigrana de las columnas demanda más tiempo para evitar desperdiciar el pan de oro importado de Italia que se aplica para recuperar el esplendor pasado.

El ingeniero Palma cuenta que se han tenido que rehacer varias partes. Por ejemplo, se habían perdido los rostros de algunas decenas de ángeles.

DATOS

El retablo de la iglesia del Santísimo Salvador tiene una altura de 9 metros y un ancho de 11 metros.

La puesta en valor de esta pieza de arte sacro colonial ha sido costeada, en gran parte, por la feligresía de este recinto.

45 rostros de ángeles se han tenido que rehacer para este retablo.

/ANDINA/PAG/

Peruano opina