Política

Política

Pulgar-Vidal: Sí hay opción para solucionar problemática de La Oroya

20:41 h - Jue, 13 Ago 2015

El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, consideró que sí hay una opción para solucionar la problemática de los trabajadores de La Oroya, que pasa por excluir el circuito de producción de cobre del proceso de venta del complejo metalúrgico, debido a su alto índice de contaminación.

Desde su punto de vista, la nueva administradora de la empresa, Profit, debe concentrarse en vender los circuitos de producción de plomo y zinc que si cuentan con una planta para tratar el dióxido de azufre (SO2) y convertirlo en ácido sulfúrico, bajo los estándares ambientales del 2001. 

Asimismo, dijo que las instalaciones de La Oroya cuentan con ferritas de zinc que pueden ser comercializadas, pero para ello se tienen que corregir una norma vinculada a Sunat.

“Se tiene que trabajar las ferritas para eliminar la traba y generar ingresos por unos años, mientras las plantas se prenden y empiezan a generar rentabilidad; la de cobre se verá más adelante, es el problema, entonces sí hay una opción”, dijo el ministro.

Refirió que la alta contaminación que emite el centro metalúrgico se debe a que el circuito de cobre emite SO2 muy por encima de los niveles permitidos, debido a que no cuenta con una planta que lo trate, porque Doe Run, que ganó la privatización en 1997, nunca lo construyó. 

“Es una instalación fruto de una privatización fallida, mal hecha, corrupta, yo diría que hasta delictiva, en manos de una compañía llamada Renco que no invirtió un centavo. Nos ha generado una maquinaria obsoleta, que cuando prende la chimenea emite tanto que casi vuela el promedio que podría emitir en cinco, seis o siete años; esa es la realidad”, dijo.

Advirtió que si La Oroya vuelve a funcionar tal como está, con el circuito de producción de cobre, la emisión diaria de dióxido de azufre sería en algunos puntos de 4,0000 microgramos por metro cúbico, y como promedio anual 700 microgramos y 400 en otros puntos.

“Este Gobierno ha exigido el estándar de 365 (microgramos por metro cúbico) diario y 80 de promedio anual, para el caso de estas instalaciones el estándar se fijó el 2001”, dijo.

En ese sentido, señaló que sería una “locura” permitir que el complejo metalúrgico vuelva a operar con estos niveles porque La Oroya que fue calificada alguna vez como la quinta ciudad más contaminada del mundo. 

"Sería llevarla al primer lugar y no estoy de acuerdo con ello", dijo.

Por ello, consideró que La Oroya podría tener una reapertura parcial de sus operaciones con los circuitos de plomo y zinc. 

“Lamentablemente el circuito de cobre, sin la planta que capture el SO2, genera problemas que hacen inadmisible su funcionamiento por las condiciones de salud y ambientales”, sostuvo.

/CCH/ Andina

Peruano opina