Locales

Locales

Lima es la región con mayor número de casos de miastenia gravis

15:00 h - Sáb, 28 Mayo 2022

La miastenia gravis es una enfermedad rara autoinmune, en la cual el propio sistema inmunitario genera anticuerpos que obstruyen y cambian algunas de las señales nerviosas a los músculos, causando debilitamiento en los músculos voluntarios.

En el Perú, durante el año 2019, la región con el mayor número de casos fue Lima con 1102 casos (61.9 %).

De las 24 regiones del país, Madre de Dios fue la única región que no reportó casos en el 2019, mientras que ese mismo año la mayor concentración de casos se encontró en el grupo etáreo de 30 a 59 años con 573 casos (32.2 %).

En el año 2020 se reportaron 930 casos, siendo la prevalencia del grupo etáreo más afectado el mismo de 30 a 59 años con 331 (35.6 %). La región con más casos siguió siendo Lima con 596 (64.1 %). En el año 2021 se han reportado 959 casos de Miastenia gravis, 641 en mujeres y 315 en varones.

Cabe señalar que debido a la presencia de la pandemia del covid-19, este tipo de reporte también se ha visto afectado frente a la disminución de asistencia de pacientes a las Ipress

La miastenia gravis afecta tanto a hombres como a mujeres, principalmente a mujeres antes de los 40 años de edad y a hombres y mujeres por igual después de los 50 años de edad.

Los pacientes con esta afección presentan debilidad fluctuante, que empeora con actividades repetitivas, calor y estrés, mientras que mejora con el descanso y afectación de grupos de músculos oculares, bulbares, de las extremidades y del cuello.

Las manifestaciones oculares de la enfermedad incluyen diplopía fluctuante y ptosis. La implicación bulbar puede manifestarse por dificultad para masticar, disfagia y disartria. Algunos pacientes desarrollan debilidad muscular generalizada, que puede convertirse en grave con debilidad muscular respiratoria.

En la forma juvenil, el inicio de esta patología se produce antes de los 18 años de edad (miastenia gravis juvenil) y los pacientes también comienzan con debilidad muscular ocular y posible debilidad muscular generalizada. Algunos recién nacidos, hijos de mujeres con esta enfermedad, manifiestan una forma neonatal transitoria que causa hipotonía y dificultad para alimentarse (miastenia grave neonatal transitoria).

Actualmente no existe un tratamiento para curar la enfermedad, pero sí muchos que permiten que los pacientes logren reducir o mejorar sus síntomas. Queda mucho por hacer en cuanto a la investigación de la enfermedad, conocer sus causas y lograr un tratamiento definitivo.

No obstante, es una de las enfermedades neuromusculares con mejor pronóstico, siempre y cuando se detecte y trate de forma precoz. En caso contrario, puede afectar muy seriamente a la calidad de vida de los pacientes.

/ES/NDP/

Peruano opina