nacional-en-la-noticia

Complejo Arqueológico El Huarco: fortaleza inca al sur de Lima

15:24 h - Mar, 25 Ago 2015

Declarado Patrimonio Cultural de la Nación el 15 de septiembre del 2,004, "El Huarco" conocido también como "Cerro Azul” es uno de los asentamientos asociados al "Camino longitudinal de la Costa” que integran el Qhapaq Ñan o gran sistema vial Inca, con una extensión aproximada de 35 hectáreas. El sitio se levanta parcialmente sobre un promontorio rocoso que compone la bahía de Cerro Azul en dicha zona y consta de 2 peñas: los cerros El Fraile y Centinela que van formando una costa acantilada.

En la cima de estos cerros se aprecia las típicas edificaciones Incas de adobe y piedras labradas (sillar) del período Horizonte Tardío (1,400-1,532 a.C.). Hacia el lado este se localiza el cerro Camacho, gran montículo natural que presenta terrazas artificiales donde se observa probable evidencia de actividad doméstica producto de las deposiciones de basura provenientes de los edificios de tapia.

Asimismo, existe un área definida como posible cementerio al inicio de la pendiente de dicho cerro. Entre los cerros Camacho y Centinela existe una depresión donde se observa una posible plaza rodeada de 10 montículos de tapia orientados siguiendo la línea de playa (noroeste) que constituiría la evidencia de ocupación del grupo local llamado Huarco durante el Intermedio Tardío (1,000-1,400 d.C.).



CONQUISTA DE LOS HUARCO

Durante el período de expansión inca, un respetable ejército comandado por el príncipe Túpac Yupanqui, venía conquistando los pueblos de la costa central del Perú y con ayuda de los chinchas -históricos enemigos de los Huarco- los sometieron en la Fortaleza de Ungará, después de casi cinco años de lucha. Esta fue la campaña de conquista más extensa a la que tuvo que enfrentarse Túpac Yupanqui, pues duró casi cinco años. Como represalia, por la resistencia de los huarcos, los incas ahorcaron a una mayoría de sus habitantes, de allí -según cuentan- el nombre de Huarco que significa “lugar del ahorcado”.

Las versiones de la derrota de Los Huarco son: que fueron conquistados por la falta de alimentos y agua, debido a que los incas interrumpieron los canales de regadío.

La otra es que ante tan larga guerra, Túpac Yupanqui les propuso respetar su autonomía sólo a cambio del envío de alimentos y productos al Imperio. Ante esta propuesta que significaba el fin de la guerra, los Huarco organizaron grandes fiestas en las que acompañados con oficiales incas fueron al mar a realizar una pesca ceremonial y celebrar. Aprovechando que la fortaleza había quedado desguarnecida, otras tropas cusqueñas que se encontraban al acecho tomaron la ciudad.

La anexión de la zona de los Huarco al Imperio inca significó un radical cambio en sus costumbres y modo de vida. Los incas hicieron una serie de construcciones con características cusqueñas, entre las que destacó una fortaleza construida al borde un acantilado frente al mar, y que por su majestuosidad fue comparada con los grandes edificios del mismo Cusco.

Respecto a esta fortaleza, Pedro Cieza de León comenta lo siguiente: "Por triunfo de su victoria -Tupac Yupanqui- mandó edificar en un collado alto del valle la más agraciada y vistosa fortaleza que había en todo el reino del Perú, fundada sobre grandes losas cuadradas, y las portadas muy bien hechas y los recibimientos y patios grandes. De lo más alto de esta casa real bajaba una escalera de piedra que llegaba hasta la mar” (La Crónica del Perú, Cieza de León).

ESTUDIO A LOS HUARCO

Desde el siglo XIX se hicieron estudios acerca de las ruinas de esta suntuosa fortaleza destacando el informe que nos llega de Eugenio Larrabure y Unanue que en 1,874 "él pudo observar aún las huellas de los altos muros de adobe que continuaban protegiendo el sitio, además de una especie de balcón de piedra (sillar) que sobresalía de las olas del mar; y cerca al acantilado, los restos de una escalera de 50 metros aproximadamente. Del mismo modo, pudo constatar que muchas de estas piedras talladas iban desapareciendo para edificar construcciones modernas (...)".

Ernest Middendorf (1,887) y Alfred Kroeber (1,925), también hicieron sendos estudios en la zona. Huarco es un lugar poco conocido por los mismos lugareños y también tiene poca difusión, pero por lo visto representaría los únicos restos de una construcción inca de piedra en la costa limeña. Visitarlo es una obligación.



Fuente: Alerta Patrimonio
Fotos: Francisco Mejorada

A continuación un vídeo realizado por alumnos de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), que nos acerca a lo que muy probablemente fue este lugar en la época de su mayor esplendor:

 

/M.R.M./